Seleccionar página

Si quieres ganar espacio en tu cuarto de baño, opta por cambiar la bañera por una ducha. Con esta opción también ganarás en comodidad.

Además, ¿cuántas veces has usado la bañera? Seguro que muy poco. Actualmente, el día a día es muy rápido, casi no tenemos tiempo y acabamos por darnos duchas rápidas. Entonces… ¿por qué no mejorar ese espacio que ocupa la bañera por un espacio más cómodo y moderno?

¿Por qué cambiar la bañera por una ducha?

  • Ahorrarás en agua
  • Mejorarás la accesibilidad
  • Ampliarás el espacio
  • Modernizarás el cuarto de baño.

¿A qué esperas para atreverte a hacer el cambio? No dudes en contactar con nosotros y te ayudaremos a cambiar tu baño.

cambiar la bañera por una ducha

El plato de ducha

A la hora de elegir el plato de ducha, tienes varias opciones:

  • Acrílico: Este tipo de platos de ducha, ofrecen una mayor resistencia a los golpes y tienen una mayor superficie antideslizante. Están compuestos por una capa externa acrílica y una capa interna de fibra de vidrio o poliuretano.
  • Cerámica: Se trata de la opción más económica, pero también son frágiles y se pueden romper. Están fabricados mediante arcilla, arenas silíceas y feldespato.
  • Piedra natural: este tipo de platos quedan espectacularmente bien, pero son más caros. Están compuestos por pizarra, granito o mármol.
  • Carga mineral: Este tipo de plato de ducha es el más resistente y más plano (permitiendo colocarlos a ras de suelo). Están compuestos por resina y mármol.
plato de ducha

Además, también puedes elegir la forma:

  • Cuadrado o curvo: recomendados para baños pequeños (menos de 4 m2).
  • Rectangulares: ideales para baños de mayor tamaño.

Las paredes

Puedes cambiar también la pared de la ducha, optando por materiales como los azulejos, revestimientos de PVC, mallas y mosaicos…

La mampara

Cuando tengas tu plato de ducha elegido y sepas la forma y el tamaño, es la hora de elegir la mampara. Éstas pueden ser:

  • Frontales: éstas pueden ser con apertura de puerta corredera, abatible, pivotante o plegable. Son las indicadas para colocar en aquellos platos ubicados entre 3 paredes.
  • Rectangulares: para platos rectangulares y aquellos ubicados entre 2 muros. La puerta puedes ponerla corredera, abatible o simplemente poner un panel fijo para dejar un espacio abierto.
  • Curvas: si has optado por poner un plato de ducha curvo, pon una mampara curva con apertura corredera.
  • Cuadradas: para platos de ducha cuadrados, coloca mamparas con apertura abatible o plegable.
  • Paneles: Si quieres optar por un espacio abierto, opta por los paneles fijos.

Además, también deberás elegir el tipo de material de la mampara:

  • Transparentes: para dar sensación de mayor amplitud.
  • Serigrafiados o traslúcidos: si quieres preservar tu intimidad, opta por este tipo de cristal.
  • Espejo: para que no se vea nada del interior y además así puedes usar la mampara como espejo auxiliar.
  • Cristal ondulado: aporta intimidad. Además, es liso por dentro, facilitando su limpieza.
mamparas de ducha

Así como de los perfiles: éstos pueden dar un toque muy especial a la mampara, según el acabado que les des, así como el grosor.

La ducha

Ya que has renunciado a relajarte en tu bañera… ¿qué tal si optas por una columna de hidromasaje y un rociador? Otras opciones más económicas son los conjuntos de ducha o la grifería empotrada. Tienes muchos acabados y estilos que puedes elegir.

Grifería de ducha

No dudes en contactar con nosotros. Te ayudaremos a buscar y crear la mejor opción para tu espacio.